legal

¿Qué diferencias hay entre un divorcio llevado a cabo por vía judicial y notarial?

Abogado de divorcio en Sevilla: desde la entrada en virgo de la última reforma del Código Civil fechada el día 23 de julio de 2016, todas aquellas personas que quieran divorciarse pueden realizar éste trámite por dos vías:

– Vía notarial

– Vía judicial

En el art. 82 del Código Civil y en el art. 54 de la Ley Orgánica del Notariado se establece que los cónyuges pueden acordar su separación de mutuo acuerdo una vez transcurridos los 3 meses desde el matrimonio, a través de un convenio regulador que debe presentarse ante el Secretario judicial o en escritura pública ante notario. En este documento se expresa la intención de separarse y se determinan las medidas que deban regular los efectos derivados de la separación.

Existe como limitación a esta doble vía la existencia de hijos menores. En este caso se elimina la posibilidad de acudir a la vía notarial ya que la separación debe decretarse judicialmente. Además, en caso de que alguno de los cónyuges no esté de acuerdo con lo que se acuerda en el convenio regulador se da por cerrado el expediente y únicamente ante un juez se podrá llevar a cabo la aprobación del convenio regulador.

Los cónyuges podrán continuar usando la vía judicial como se venía haciendo hasta ahora, lo único que cambia es que con la entra en vigor de la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria la demanda se sustituye por una mera solicitud dirigida al juzgado competente (Art. 82 y 87 del Código Civil) y la competencia para resolver será del Secretario Judicial.  Por su parte, el trámite del divorcio notarial pretender agilizar todo el proceso ya que la escritura de separación puede otorgarse ese mismo día. A continuación, analizaremos las ventajas y los inconvenientes de realizar el divorcio por vía notarial:

Inconvenientes de la vía notarial

1. Si desea realizar el trámite a través de un notario deberá pagarle los gastos de otorgamiento de la escritura. A diferencia de la vía judicial que este trámite puede hacerse de forma gratuita cuando se trata de unidades familiares que no superen los umbrales de ingresos brutos al año que se establecen en la Ley de Justicia Gratuita.

2. Requiere de la intervención de un abogado, al igual que la vía judicial.

Ventajas de la vía notarial

1. Agilidad en los trámites.

2. Existe la posibilidad de incluir en el convenio regulador otros negocios jurídicos entre los cónyuges, siempre y cuando no se incumpla la norma señalada por la Resolución de la DGRN del 16 de octubre 2014 según la cual  “el convenio regulador no puede servir de cauce formal para otros actos que tienen su significación negocial propia, cuyo alcance y eficacia habrán de ser valorados en función de las generales exigencias de todo negocio jurídico y de los particulares que imponga su concreto contenido y la finalidad perseguida”.

3. También se puede incluir en el convenio garantías reales o personales para el cumplimiento del acuerdo.

Aspectos comunes de la vía judicial y notarial

Ambas vías comparten, como hemos avanzado anteriormente, la necesidad de que intervenga un abogado que puede ser el mismo para ambos cónyuges. Por otro lado, los hijos mayores de edad con derecho a pensión de alimentos deberán acudir para prestar su consentimiento con el acuerdo.

Por último, en lo que compete a los aspectos tributarios, la Ley de Jurisdicción voluntaria establece que las consecuencias del divorcio deben ser las mismas con independencia de que se tramiten por una vía u otra. No obstante, si se decidiera realizar el trámite por vía notarial se debería entonces tributar por el impuesto de actos jurídicos documentados.

Si necesita más información sobre la demanda de divorcio póngase en contacto con nosotros, en el Bufete Marco Soler disponemos de un equipo de abogados especialistas en divorcios. Llámenos al 954 925 703 o rellene nuestro formulario de contacto y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.